Avisar de contenido inadecuado

Tema 3. 2º ESO

{
}

Tema 3.
1. Mecanismos de cohesión textual: Conectores y sustitución de palabras: sinónimos, hiperónimos e hipónimos.
2. Morfología: Morfemas flexivos y derivativos.
3. Ortografía: Los monosílabos.
4. Gramática: Posesivos, demostrativos, cuantificadores, relativos, interrogativos y exclamativos.
5. Géneros literarios: Características generales y géneros (narrativo o épica, lírico y dramático).

1. Mecanismos de cohesión textual. 
Los mecanismos de cohesión textual. Conectores o marcadores discursivos. Son elementos lingüísticos que sirven para expresar la relación lógica entre las ideas de un texto.
Hay muchas clases de palabras que pueden actuar como conectores o marcadores: adverbios (finalmente, entonces, además, etc.; locuciones (no obstante, sin embargo, en primer lugar, en conclusión) y conjunciones (pero, pues…).

1.1.Clases de conectores:
Para estructurar las ideas:
a. Comentadores: Aquellos que introducen comentarios o reflexiones a propósito del contenido del texto: por cierto, pues bien, a propósito, a todo esto.
b. Ejemplificadores: Ilustran ideas expuestas: por ejemplo, , de este modo, de otro modo.
De orden: Presentan la información como parte de una secuencia: en primer lugar, seguidamente, a continuación, después, en último lugar.
Conectores argumentativos:
De adición: Relacionan parte del texto que presentan aspectos del mismo tema: además, asimismo, incluso, del mismo modo.
De consecuencia: presentan la consecuencia de lo expuesto con anterioridad: así pues, por tanto, de ahí que, consecuentemente…
De contraposición: establecen oposición a una idea expresada con anterioridad, en cambio, por el contrario, sin embargo, no obstante…
Conectores reformuladores:
De explicación: Introducen una aclaración a lo expuesto anteriormente: es decir, o sea, a saber, esto es…
De rectificación: corrigen o matizan aspectos: mejor dicho, más bien, esto es, en otras palabras, mejor aún.
De recapitulación: Introducen la conclusión de todo lo dicho: en resumen, en conclusión, en definitiva.

1.2. Mecanismos léxicos de cohesión:
La cohesión o unidad del texto se manifiesta también en las relaciones léxicas.
El principal mecanismo es la sustitución que consiste en el uso de términos equivalentes para evitar repeticiones. Para sustituir una palabra aparecida anteriormente se recurre a diversos elementos: sinónimos ( o palabras de significado similar); hiperónimos ( o palabras de significado más amplio), hipónimos ( o palabras de significado más restringido).

2. Morfología. 
Los morfemas. La raíz.
Las palabras están formadas por morfemas o unidades mínimas en las que se pueden dividir las palabras. Los morfemas aportan diversos significados. La raíz o lexema es la que aporta el significado principal de la palabra.
Los morfemas pueden ser flexivos o derivativos. Los morfemas flexivos, también llamados desinencias, se añaden a la raíz para expresar el género, el número, el tiempo o el modo. En el caso de sustantivos y adjetivos diferenciamos el género y el número (campeonas olímpicas); en el verbo, por otra parte, diferenciamos la persona, el número, el tiempo, el modo y el aspecto (que indica si la acción está terminada o no terminada): estudiábamos: Ba indica imperfecto de indicativo y mos, 1ª persona del plural.
Por otra parte, tenemos los morfemas derivativos o afijos, que son los que se añaden a la palabra para formar una palabra distinta y ahí diferenciamos prefijos y sufijos. Igual, igualdad, desigualdad. Zapato, zapatería, zapatero (forman la familia léxica).

 

3. Ortografía. Acentuación de palabras monosilábicas. 
Acentuación de palabras monosílabas.
Normalmente los monosílabos no llevan tilde: sol, cien, da, la, pan.
Aunque la mayoría de las palabras monosílabas no llevan tilde, en algunas de ellas se utiliza la tilde diacrítica para distinguirlas de otras idénticas.
Tú. (pronombre) tu determinante; él, pronombre, el, artículo; sí (pronombre personal o adverbio de afirmación), si (conjunción); mí (pronombre), mi (artículo); dé, verbo dar; de, preposición; más, adverbio de cantidad, mas, conjunción; sé, verbo saber y ser, se, pronombre; té, sustantivo, te, pronombre.
Recordemos además que existen palabras tónicas y palabras átonas.
Las palabras tónicas se pronuncian siempre con acento en una de sus sílabas. Son palabras tónicas los sustantivos, los adjetivos, los adverbios. Él, llamó y tren son palabras tónicas.
Las palabras átonas se pronuncian sin acento. Son palabras átonas los artículos, las preposiciones, las conjunciones. La, desde y el son palabras átonas.

4. Gramática: Clases de palabras. 

Demostrativos.

 Son palabras variables que sitúan al sustantivo en el espacio o en el tiempo, señalando la distancia que existe entre él y el hablante. Pueden indicar cercanía (este), distancia media (ese) o lejanía (aquel). Además pueden actuar como determinantes o como pronombres. Los determinantes acompañan al sustantivo y los pronombres, lo sustituyen. Aquel coche es el mío. Ese es el suyo. He elegido este bolso pero también me gusta ese.
Las formas neutras de los demostrativos siempre son pronombre. Eso es tuyo. Aquello fue lo que pasó.
Los posesivos.
Son palabras variables que expresan relaciones de posesión o pertenencia. Se distribuyen en dos series: formas plenas (mío) y formas apocopadas (mi).
Pueden ser determinantes o pronombres. Ese bolso es el mío. Mi bolso es ese.

Cuantificadores. Indican cantidad.
Pueden ser numerales (cardinales u ordinales), multiplicativos (triple, doble), o indefinidos (cuando indican una cantidad imprecisa).
Pueden actuar como determinantes: Tengo poco trabajo.
Como pronombres: Yo también tengo poco.
Como adverbios: cuando complementan a un verbo o modifican a un adjetivo o a un adverbio:
Hablaba mucho/poco. Es muy atractivo ese actor.

Relativos
Los relativos son palabras que hacen referencia a una palabra anterior en el enunciado y que además pueden funcionar como enlaces:
Hoy ha llegado Javier, que vive en Londres.
Los pronombres relativos se refieren a un sustantivo anterior, llamado antecedente, sobre el que ofrecen información. Son pronombres relativos que, quien, el cual, la cual, los cuales, el que, la que.
Ese es el chico que conocí ayer.
El chico a quien /al cual saludé, es Luis.
Me he leído ya el libro que recomendó, profesora.
Los adverbios relativos aportan significados de lugar, tiempo, modo, cantidad. Son adverbios relativos donde, cuando, como y cuanto.
Ese es el barrio donde vivíamos. Cuando éramos jóvenes vivíamos en Madrid.


Interrogativos y exclamativos.
Los interrogativos son palabras que introducen una pregunta. ¿Qué número has elegido? No sé qué hacer. No sé cuántos exámenes tengo.
Los exclamativos son palabras que introducen una exclamación: ¡Qué película tan entretenida! ¡Cómo has crecido!
Los exclamativos e interrogativos tienen las mismas formas. Pueden ser determinantes, pronombres o adverbios.
¿Qué color prefieres? ¡Qué día más maravilloso! Pronombres: ¿Qué dibujaste? ¿Quién ha venido? Adverbios: ¿Cuándo habéis llegado? ¿Dónde vives?


5. Los géneros.
Las obras literarias presentan unos rasgos comunes, tanto en su forma, como en su contenido y este hecho nos permite clasificarlas en géneros.
Los géneros literarios son las categorías o clases en que se pueden ordenar las obras en función de sus características formales y temáticas.
El género literario sirve de modelo para el autor quien tiene en cuenta los rasgos propios del género que va a emplear. El lector lee la obra con una expectativa distinta según el género al que pertenezca. Los tres grandes géneros son el narrativo, el lírico y el dramático o teatral.
El género narrativo está integrado por las obras en las que el autor recurre a la voz de un narrador para contar unos hechos que configuran una historia o trama. El narrador es el encargado de organizar los elementos. Sitúa los hechos en un marco espacial y temporal, relaciona las distintas partes de la trama, describe lugares y personajes y les da una voz a estos con los diálogos. Las formas más habituales son el cuento y la novela, ambas en prosa. Antiguamente era más frecuente las formas escritas en verso, como la epopeya o el romance.
En ocasiones la narrativa se deja influenciar por la lírica, las acciones se vuelven más lentas y el lenguaje más retórico y expresivo.


El género lírico está constituido por las obras en las que el autor expresa sentimientos o emociones y muestra su visión del mundo. Las composiciones líricas suelen escribirse en versos y se denominan poemas. Destacan por el ritmo y la musicalidad que consiguen gracias a la expresividad, a la estructura métrica de los versos y al uso de recursos expresivos.
En las obras actuales de teatro, los personajes hablan sin artificio, pero en las obras clásicas, por ejemplo del Renacimiento o el Barroco, los personajes solían hablar en verso.


El género dramático o teatral está constituido por obras en las que los personajes dialogan entre ellos sin que el autor intervenga. Aunque pueden ser leídos en un libro, las obras teatrales están concebidas para ser representadas. El autor de teatro consciente de esta intención, incluye en el texto indicaciones sobre la escenografía, la iluminación, los gestos y actitudes de los personajes. Estas indicaciones se conocen como acotaciones.
Los subgéneros son la tragedia, la comedia y el drama. A ellos se suma el teatro breve, en forma de sainete o entremés.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Tema 3. 2º ESO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre