Avisar de contenido inadecuado

Taller literario: INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR, Ángel González

{
}

Taller literario: INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR, Ángel González

INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR

 

Este poema de Ángel González pertenece a su libro Tratado de urbanismo (1967), libro que ahonda con amargura en el sentimiento de frustración que sufre el poeta ante la realidad que presencia.  El autor  extiende un dedo acusador y apunta a la ciudad, donde todo parece hostil, más propicio al odio que al amor. El poema nos aboca al nihilismo desesperado, a esa aceptación hosca, indiferente, triste de una realidad que se ha tragado nuestra humanidad, hasta el extremo de hacer de los sentimientos una calcomanía sucia, que se diluye, sin que apenas podamos aferrarnos un instante a los seres que amamos.

Lógicamente lo que quiero que hagas es exactamente lo mismo, tu propio “Inventario de lugares propicios al amor”, pero nosotros nos negamos a esa evidencia, y vamos a darle un giro de 180º al poema: vamos a ser optimistas, vitalistas, vamos a cantar al amor con toda la fuerza de nuestras emociones.  Eso sí, intenta que tu inventario sea original, caótico, desproporcionado… cuanto más irracional y apasionado, más clímax poético, más le subirás la temperatura al lector y conseguirás un poema más trabado, más redondo, en definitiva.

Aghata.

 

 Son pocos.

La primavera está muy prestigiada, pero

es mejor el verano.

Y también esas grietas que el otoño

forma al interceder con los domingos

en algunas ciudades

ya de por sí amarillas como plátanos.

El invierno elimina muchos sitios:

Quicios de puertas orientadas al norte,

orillas de los ríos,

bancos públicos.

Los contrafuertes exteriores

de las viejas iglesias

dejan a veces huecos

utilizables aunque caiga nieve.

Pero desengañémonos: las bajas

temperaturas  y los vientos húmedos

lo dificultan todo.

Las ordenanzas, además, proscriben

la caricia ( con exenciones

para determinadas zonas epidérmicas

-sin interés algunos-

en niños, perros y otros animales)

y el <>

puede leerse en miles de miradas.

¿A dónde huir, entonces?

Por todas partes, ojos bizcos,

córneas torturadas,

implacables pupilas,

retinas reticentes,

vigilan, desconfían, amenazan.

Queda quizá el recurso de andar solo,

de vaciar el alma de ternura

y llenarla de hastío e indiferencia,

en un tiempo hostil, propicio al odio

                                      Ángel González

 

{
}
{
}

Comentarios Taller literario: INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR, Ángel González

agatha.....te escribí un mail porque te quería decir unas cosas y no me parecía muy correcto decirlas por aquí......pero me lo ha devuelto , qué puedo hacer???
Qué bien describe la urgencia qué tienen muchos de detener el tiempo, eso es lo qué hace un poeta, hacer imposibles para llevarnos la imaginación a otras utopías, me gusto tanto lo qué escribiste tú, cómo el poema de él. saludos
Gracias Manuel, es un gran poema, claro... Sólo que yo pretendía que le diésemos un giro más optimista.
Saludos

Deja tu comentario Taller literario: INVENTARIO DE LUGARES PROPICIOS AL AMOR, Ángel González

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre