Avisar de contenido inadecuado

Redacción de Halloween. Alex, 2º C

{
}

Redacción de Lengua Castellana

Esta historia comienza en un instituto con un joven llamado Luis. Era la hora del almuerzo cuando decidió irse a dar una vuelta. Mientras caminaba por el boulevard, se topó con una chica un tanto misteriosa que llevaba un parche en un ojo. Sólo se le veía aquel otro ojo tan inquietante por su tono rojo cerezo.


El chico le preguntó entonces a qué instituto iba. Resultaba que iba a su mismo instituto y, si él no la conocía, era porque era una nueva. Además, curiosamente iba a su misma clase. El chaval pensó que sería una buena idea ayudarla en su nueva aventura, así que decidió invitarla a dar una vuelta, algo que la chica aceptó, mientras respondía alegremente. Pese a esa aparente muestra de cordialidad, Luis notó algo extraño; había algo en esa chica misterioso y a él le encantaban los misterios, por lo tanto: ahí estaba su nuevo reto.


Una semana después, le preguntaría por qué llevaba el parche en el ojo. Ella le dijo que no se lo quería quitar por miedo a que sucediese alguna desgracia. Eso lo dejó totalmente atónito. Insistió, pero ella le contestó que ese era un secreto. “No puedo decir nada aquí”, repuso; pero, si vienes a mi casa esta tarde, te lo contaré todo.


Así que aquella tarde Luis se dirigió a casa de su nueva amiga y allí ella le enseño el ojo y le explicó que tenía el don de ver la muerte de la persona antes de que sucediera. El oro era de una tonalidad verde, como un bosque en plena primavera. Un ojo tan maravilloso que costaba pensar que lo que ella decía fuese verdad; por eso, no quiso creérselo.


Pero, una tarde, mientras iban los dos tranquilamente paseando, se encontraron con un alumno de su centro y ella le dijo: “Él morirá la próxima semana en un accidente de autobús”. Sus palabras le hicieron reír, pese a que estaba sería y parecía bastante triste. Sin embargo, cuando sucedió la desgracia, sintió terror, un terror irracional. Se aproximaban las Olimpiadas de Invierno, una fecha que todos esperaban con inquietud.A pesar del miedo, decidió hacer el viaje, no podía asustarse por aquellas historias ilógicas; además, llevaban semanas preparándolo y no iba a rajarse a última hora. 

Los días corrían rápidos y, sin apenas darse cuenta, se hallaron aquella mañana a las puertas del autocar. Tenía mucho miedo, ya que intuía que podía pasarles algo, pero, como llegaron al hotel sin ningún contratiempo, se relajó. Sin embargo, ¡qué error el suyo! De repente, el profesor le dijo al conductor que esperase a que dejasen las cosas, para llevarlos a las pistas de esquís. El conductor aceptó. Conducía alegremente por aquella sinuosa carretera llena de curvas que subía en pendiente hasta que el autobús derrapó sin previo aviso y se precipitó por aquella colina interminable a una velocidad vertiginosa.


Hubo muchos heridos pero sólo el conductor murió. El accidente se debió a las placas de hielo de la carretera. Las ruedas no llevaban cadenas y, a esa inexperiencia del conductor –dirían los periódicos-, se debería el accidente; nadie se cuestionó otra hipótesis y unos meses después todo volvería a la normalidad.

Volvió a ver a la chica y decidió preguntarle el porqué no los había acompañado Ella contestó secamente que eso ya no le importaba pero, a continuación, le previno de la desgracia que pasaría al día siguiente en el Centro. Predijo que el instituto se derrumbaría y lo dijo con tal seguridad, que Luis le hizo caso y no fue.


Al día siguiente llamó diciendo que estaba malo y se quedó en casa hasta las doce. Como había puesto la tele pude enterarse de lo sucedido: el instituto se había derrumbado y no había habido supervivientes.


Cuando descubrió la verdad, decidió hacerle una visita. Quiso saber cómo se llamaba y ella, mirándose con aquel ojo tan inquietante inyectado en sangre respondió, sarcástica.


-Pero, ¿todavía no lo sabes? Soy Yno Gasai, aunque todo el mundo me conoce como “El ojo del Diablo”.


Y entonces supo quién sería el próximo y echó a correr como alma que se lleva el diablo. 


Alejandro Peralvo

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Redacción de Halloween. Alex, 2º C

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre