Avisar de contenido inadecuado

Para el próximo examen 1º ESO.

{
}

La literatura
En primer lugar definimos la literatura como una forma de expresión artística que utiliza como instrumento, la palabra. La finalidad es buscar una emoción estética. Una obra narrativa nos gusta si nos sentimos identificados con la historia, si nos emociona o nos lo imaginamos y lo mismo sucede con un poema, nos gusta, si nos emociona. De hecho recordamos con cariño aquellas poesías o canciones que tarareamos porque transmiten sentimientos. 
Por una parte la literatura es un reflejo de la cultura a la que pertenecemos. Por ejemplo, los mitos griegos y latinos son la base de la cultura occidental. Además la literatura se relaciona con otras artes y es fuente de inspiración de otras obras artísticas: Existen melodías que rememoran textos literarios, como sucede en la canción Ana Frank de Radio Futura, películas basadas en obras literarias, como la última de Alicia en el País de las Maravillas, etc.
Desde luego, una característica que diferencia al lenguaje literario de otros tipos de lenguaje, es su carácter connotativo o subjetivo. No es lo mismo que busquemos la definición de un elefante en una enciclopedia (lenguaje denotativo) que la encontremos en un texto literario, que sea el personaje de una novela. En ese caso, el elefante nos será descrito por el narrador, quien tratará de que veamos a ese elefante con otros ojos (lenguaje connotativo).
Pero, ¿cuándo aparecen los primeros textos literarios? Cuando los seres humanos sienten la necesidad de expresar sus pensamientos o sentimientos mediante palabras. Los primeros textos son mitos o cánticos que ensalzan la valentía de los héroes o intentan explicar la formación del mundo con leyendas e historias. Al principio se transmiten oralmente de generación en generación. Eran obras anónimas, por lo tanto no pertenecen a una persona determinada, sino a una cultura o tradición. Posteriormente se inventaría la escritura en torno al año 3000 a. C. en Mesopotamia. Este acontecimiento fue muy importante ya que a partir de entonces aparecieron los primeros textos escritos.
Los textos literarios se clasifican en géneros que sirven para distinguirlos. Pueden estar escritos en verso o prosa. No deben identificarse los géneros con el verso o la prosa, ya que estas dos formas de discurso pueden aparecer indistintamente en prosa o verso. Así encontramos teatro escrito en prosa, narraciones o fábulas escritas en verso, e incluso, prosa poética.
La característica del género lírico es que expresa sentimientos, estados de ánimo o emociones. Generalmente se trata de composiciones breves, escritas en verso, lo que no significa que todas estén en verso, ya que hay textos en prosa poética.
El género narrativo, por su parte, se caracteriza por presentar a un narrador que cuenta unos hechos que les suceden a unos personajes en un espacio y un tiempo determinados. Lo característico de este tipo de narraciones es la presencia de una historia ficticia o inventada, pero verosímil, es decir, que el lector se la cree.
En cuanto al género dramático, este podría definirse como el texto que es creado creados para ser representado en un escenario por actores, frente a un público y de ahí la importancia de las acotaciones, esas indicaciones sobre cómo debe representarse la obra.
Finalmente encontramos el género didáctico que está compuesto por textos literarios que pretenden transmitir enseñanzas o dar a conocer ideas o pensamientos, como sucede, en los ensayos.
De modo que si estudiamos los textos literarios nos damos cuenta que pueden abarcar todo tipo de temas y que lógicamente otras disciplinas artísticas han copiado temas, ideas, etc., sacados de obras literarias.
Si observamos las características que tiene un texto literario, lo que más llama la atención es el uso especial del lenguaje: por ejemplo, para narrar sucesos ficticios que les suceden a unos personajes imaginados. En los textos narrativos es usual la presencia de recursos literarios como metáforas, comparaciones, personificaciones, etc. Asimismo destaca la importancia de la literatura como medio para expresar las emociones o sentimientos. En poesía por ejemplo, mediante la rima o repetición de palabras o estructuras, cambiar el orden de la frase, etc., todo eso provoca un ritmo determinado.
Lógicamente para resaltar el uso del lenguaje, encontramos el lenguaje figurado. Existen muchas figuras literarias: metáfora (que consiste en identificar dos realidades que guardan una cierta semejanza y que se suelen identificar mediante el uso del verbo ser; por ejemplo, los cabellos de Aquiles son “de fuego”), comparación (consiste en relacionar dos realidades que guardan alguna relación de semejanza, como sucede cuando se dice que “sus mejillas encendidas parecían dos hogueras”. La personificación es aquella figura donde se atribuyen cualidades o acciones propias de seres animados a seres inanimados, como sucede cuando decimos que “la fuente se ríe”. Finalmente, una figura muy común de los textos literarios es la hipérbole que podría definirse como una visión exagerada o desmesurada de algo o alguien, y que utilizamos a veces cotidianamente, cuando decimos que “lloraba a mares”, o que la lanza se rompió “en mil pedazos”.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Para el próximo examen 1º ESO.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre