Avisar de contenido inadecuado

UNA NOCHE DE HALLOWEEN...

{
}

Después de un largo día de Halloween, pasadas las once de la noche, me encontraba en un gran descampado. Todavía iba disfrazada de bruja y estaba mirando aquella bola que desprendía de su interior diferentes colores. 

Pensé que solo era un juguete cuando esa mujer, aparentemente normal, la intodujo en mi bolsa. Pesaba un poco porque estaba llena de dulces, los que había recogido esa misma noche por gran parte del sur de la ciudad. 

Pero, pasadas unas horas, la bola empezó a moverse sin control por mi bolsa, así que decidí alejarme de mis amigos y echarle un vistazo. No había nadie por los alrededores y estaba algo intranquila. 

Fue entonces cuando de ella comenzaron a salir misteriosos y magicos animales,por llamarlos de alguna manera. Con miedo, tiré la bolsa al suelo mientras de ella seguían saliendo más y más animales. Era una sensación hipnótica, no podía apartar la vista de aquel baile de colores y formas y entonces salió él y me quedé prendada. Era un caballo, tal vez. 

Comencé a seguirlo,  a pesar del frío, pero  corría demasiado deprisa para mis pies entumecidos. A pesar de ello intenté seguirlo. Decidí correr. No sé durante cuanto tiempo corrí, pero mis piernas no podían más.

Entonces le vi, estaba ahí parado, mirándome. Magicamente todo su cuerpo se transformó en polvo, polvo que corría hacia un agujero que se encontaba en la pared en ruinas que había al final del descampado.

Cogí aire y corrí una última vez. De pronto desapareció. Quería verlo otra vez, así que intenté mirar por encima de la alta pared pero, al no ser de muy alta estatura, no pude ver nada. 

Así que me asomé por  el pequeño agujero por el que se había introducido. Había una luz tibia en el interior, las paredes tenían miles de dibujos; dragones, dinosaurios... La pared estaba llena de imágenes, imágenes que hablaban de leyendas, princesas de los cuentos y seres de fábula. En ese momento oí unos pasos detrás de mí y me giré. Era el mismo hombre y yo, empecé a sentir miedo, mucho miedo. Tenía los ojos iluminados en rojo. 

Comenzó a decir palabras en un idioma desconocido para mí y, a continuación, me tiró unos polvos. 

-Alba, Alba, Alba- gritaba mi amiga despertándome.

Me levanté rápido, de un salto.

Miré a mi alrededor. Estaba en su casa, aún disfrazada.

Le miré asustada.

-¿Solo ha sido un sueño?- pregunté aliviada.

-¿Qué sueño?- me preguntó riendo.-Ayer te encontramos dormida en el descampado de mi calle, después de que te separaras de nosotros. Nosotros  te recogimos y te trajimos aquí.

-Entonces ¿fue o no fue un sueño?- dije, desesperada.

Me acerqué a la ventana. Allí estaban las ruinas.

-¿Sabes algo de esas ruinas?- le pregunté a mi amiga.

-Sí, claro. Ahí vivía Akira, cuando aún era aquello una casa. Él decía que solo estaba aquí para rescatar a su caballo, pese a que la gente ni le escuchaba y decían que estaba loco. 

.-Fue él, él estuvo conmigo anoche.

-¿Contigo?- soltó una carcajada-  Tú tambien te debes de estar volviendo loca. El señor Akira murió hace cinco años, la noche de Halloween.

-¿Encontró a su caballo?

-¡Que va!- me contestó- Murió diciendo que aún no le había encontrado.

-Yo creo que ahora sí- murmuré.

Miré de nuevo por la ventana. El caballo estaba ahí, y el señor Akira también. Se montó en él, miró hacia mí, y sonrió, como queriendo darme las gracias por haberle devuelto a su caballo.

Juntos se hicieron polvo, y junto con el aire, desaparecieron para siempre.

                                                                                          Alba Martínez 3ºC TAGS:undefined

{
}
{
}

Comentarios UNA NOCHE DE HALLOWEEN...

Mari Carmen he cogido un pequeño hueco para pasar mi historia, espero haberlo hecho bien, cualquier cosa que esté mal te agradecería que la rectificases . ¡¡Espero que la lea mucha gente!! ¡Gracias por dejarme subirla! -Alba.
A ti, Alba, por buscar un hueco y subir la redacción, que a mí me ha encantado.
Querida Alba, me ha gustado mucho: hay imaginación, creatividad, buen manejo de los tiempos del relato y un buen final. Supongo que tu profesora te indicará algunos detalles mínimos que pulir. Por ejemplo, ese "entonces le vi" que, por su posición en la narración parece referirse al caballo cuando debe referirse a Akira (no tendría sentido, si no es así, que después digas "era el mismo hombre") y que crea cierta confusión. Poca cosa. Enhorabuena. Un beso mío y de Merche.
BLAS MUÑOZ PIZARRO BLAS MUÑOZ PIZARRO 19/11/2016 a las 13:47

Deja tu comentario UNA NOCHE DE HALLOWEEN...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre