Avisar de contenido inadecuado

Muy graciosa esta historia de Juan Antonio

{
}

Erase una vez en el año 1795, en la edad de la piratería, en las fases tempranas de la Edad Moderna, un filibustero longevo, que era el capitán de un grupo de piratas que navegaban en un barco hacia los mares del Sur.

Una mañana hicieron una parada y ,antes iniciar nuevamente la travesía, el capitán organizó un concurso de pulsos. El premio no era otro que un sabueso. En aquella época, un perro no les vendría mal como compañía por lo que se presentaron siete piratas y un beduino.

El capitán se llevaba muy bien con uno de los piratas que se había presentado, al que solía tratar con bastante afabilidad, por lo que se alegró mucho cuando llegó la final y solo quedaban dos contrincantes, el pirata que le caía bien al capitán y el beduino.

El capitán recordó que no se podía hacer juego de muñecas, pero, al comenzar la batalla final, se produjo una batahola de gente, al ver que el pirata no paraba de hacer juego de muñecas, mostrando en todo momento una actitud bravucona y de desprecio hacia todos los que estaban allí observando los pulsos.

El beduino intentaba vislumbrar lo que sucedía porque sabía que se trataba de un sabotaje, por lo que protestó acaloradamente.

Finalmente, tras la bulla que produjo la gente y por mucho que le dolió al capitán, no tuvo más opción que darle el premio al beduino.

Juan Antonio , 2A

{
}
{
}

Deja tu comentario Muy graciosa esta historia de Juan Antonio

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre