Avisar de contenido inadecuado

La Quiromántica

{
}

Esta historía empieza,con una joven chica llamada Carolina.Ella tenía 16 años y aún iba al instituto cuando sucedieron los hechos. Ahora, con 23 años, nos cuenta la historia que marcó su vida. 

(Narra Carolina)

Era otro lunes por la mañana,otro día que no tienes ganas de ir al instituto. Tantas horas allí sin moverme y escuchando la misma cantinela, me pueden. Suena el timbre de casa y hace que deje de pensar,el timbre indica que Laura está aquí.Es mi mejor amiga,con la que comparto todo.

 

Cuando llegamos al instituto, vemos a Derek, nuestro amigo de toda la vida. Nos está esperando en la misma puerta. 

 

-!Eh, chicas!Tardáis un poco más y me duermo aquí-dijo él tan alegre-.

Mientras entramos al instituto, nos enteramos de que hoy tendríamos otra charla, esta vez sobre  "la quiromancia".

Apenas dos minutos después vemos entrar en clase a una mujer que lleva unas vestimentas un poco extrañas. Al final resulta ser la quiromántica o así se presenta al comienzo de la charla. 

 

-Esto no lo puede hacer cualquier persona,són poderes-indica aquella mujer extraña- La de la chaqueta negra,¿podrías venir a hacer la demostración?-dice señalándome-.

Me acerco poco a poco,y me siento en una silla frente a ella.Me pide que le de la mano,y, a pesar de que no me hace gracia, extiendo la mano lentamente. 

Primero adivina algunas cosas sobre mí y luego dice que tuviera cuidado,que esa misma noche,la noche de Halloween,todo saldría al revés.Yo no me creí nada, me pareció que todo eran chismes sin fundamento. Así que, sonó la campana, respiré aliviada y me fui a casa. 

Era al noche de Halloween pero no iba a salir porque,a mis padres no les gustaba la idea.

Cuando acabé los deberes ya era tarde. Yo estaba comiéndome un sandwich,mientras veía la televisión.De repente,abren la puerta y eran mis padres que volvían de trabajar,y ¡nada más verme!,mi madre grita:

-¡Pero bueno!, ¿qué haces aún en pijama?Vete a por tu disfraz.

-Pero mamá,tú misma me dijistes que no podía salir-le aclaré-.

-Da igual lo que dijera,ahora digo que vayas a pasártelo bien.

Y me obligó a salir,incluso me llevó a la fiesta.Mi madre nunca,jamás,se había comportado así,así que me acordé de lo que me había dicho la quiromántica,pero no acabé de creérmelo.

Tímidamente entro a la fiesta buscando con la mirada a alguno de mis dos amigos. Me siento fuera de lugar, hasta que llegan ellas, las chicas más creídas de todo el instituto. Vienen entusiasmadas a saludarme como si yo fuera una más.

No se despegaban de mí,algo que no entiendí,porque ni siquiera se dignaban a mirarme cuando cruzaba los pasillos. Nunca había hablado ni intimado con ninguna de ellas. Así que, otra novedad. Volví a pensar en la quiromántica,y al final me lo creí. Y entonces comencé a asustarme. ¿Qué más podría pasarme? 

Me aparté de la fiesta un rato,y busqué un sitio donde estar más tranquila.Encontré un lugra apartado en el que me podía sentar.

Sola y asustada,empezé a pensar qué sucedería ahora.Y justo en ese momento,aparece Hugo,el chico por el que estuve colada parte de mi adolescéncia.No entendía qué hacía ahí,pero enseguida supe el porqué.

-¿Qué haces aquí sola?-me preguntó mirándome fijamente-.

-Pues...tenía que hablar por teléfono y me aparté un momento.

No sabía de qué hablarle,durante estos cinco años que he estado colada por él,no nos hemos dicho ni un "hola".

-¿Sabes?Desde hace tiempo quería decirte una cosa...Me gustas.-dijo,con frialdad-.

Justo en ese momento,me llama un número oculto,y,al contestar,descubrí que se trataba de ella.Me explicó que había sido ella quien había hecho todo esto.Me hechizó  e hizo que se cumpliesen aquellos sueños que había leído en mi mano. O sea,            un cambio radícal.

En ese momento entendí lo de Hugo,lo del interés de las chicas por mí,lo de mis padres.Cuando colgué,me fuí sin decirle nada a nadie.No quería vivir en una mentira.

Volví a casa. Quería descansar.

Al día siguiente,todo volvió a la normalidad como antes,ni las chicas ni Hugo me miraban,y mis padres volvieron con su seriedad.Y desde entonces hasta ahora,con 23 años me siento como una Cenicienta,pero,sin zapato de cristal.

Lucía Lara Heredia

Alumna de 2nC TAGS:undefined

{
}
{
}

Comentarios La Quiromántica

Mari Carmen soy Lucía,ya esta subida la historia, échale un vistazo.Graciaas.

Deja tu comentario La Quiromántica

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre