Avisar de contenido inadecuado

La llamada

{
}

Redacción de Halloween de David Martínez 3ºC

La moto se podía escuchar a kilómetros de distancia, y se podía oler la goma de las ruedas consumidas por la prisa de su piloto, ya que si no llegaba a la hora su amada podría caer en un sueño eterno.

La noche de halloween parecía una noche más para Tomás y su novia marta, él y su novia se dirigían en su moto hacia el torreón donde siempre se reunían ya que había una gran vista de toda la ciudad. Cuando de repente apareció una bruja que se llevó a Marta y en su lugar dejó una nota tirada en el suelo. Tomás intentó impedir el secuestro pero desaparecieron en la oscuridad. La nota decía así:

En la plaza a ls 9 con el collar de rubís localizado en el museo.

Tomás no entendía nada, todo el tiempo pensaba que era una broma de halloween planificada por los imprevisibles de sus amigos, ya que en el momento del secuestro Marta no se resistió porque se encontaba en un estado de gran tranquilidad. Asi que llamó varias veces mientras la moto seguía quemando gasolina. En el último pitido Marta cogió el teléfono pero para su sorpresa no era Marta. Al otro lado del teléfono se podía escuchar una voz fría y seca que dijo: Mañana trae el collar o ella morirá.

El siguió pensando que era una broma estúpida de halloween y que en cualquier momento Marta llamaría.

A la mañana siguiente llamó a Marta pero no respondía. Entonces revisó el buzón y allí encontró un par de fotos de Marta amordazada. Las miró varias veces , y empezó a pensar que si se trataba de una broma no tenía gracia. Decidió llamar a un par de sus amigos, pero afirmaron no saber nada, él no quiso creerles y pensó que menían.

Las horas pasaban y Tomás empezó a preocuparse, cuando a als 8:30 llamó "Marta" , la misma voz fría i seca hablaba y le dijo a Tomás que quedaba media hora, al fondó pudo distinguir los gritos de Marta gritando, cuando unas risas malbadas despidieron la llamada. Tomás cogió su moto y se dirigió hacia el museo donde, por un descuido de los guardias, entró y robó el collar, a toda mecha se dirigió a la plaza, en un suspiro un coche a gran velocidad lo arroyó en el cruce de al lado de la plaza, miró el reloj eran las nueves  y como en todas las mañanas su despertador sonó, empezando un nuevo día.

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios La llamada

Deja tu comentario La llamada

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre