Avisar de contenido inadecuado

Ejemplo de comentario de texto. Selectividad.

{
}

Texto para comentar.

 TAGS:undefinedwww.jfrechina.com
Apenas hay personas que reconozcan que la publicidad influye en sus decisiones de compra; pero tampoco existen locos que admitan su locura. En este sentido, algo parecen tener en común el consumidor y el loco: no percibir diáfanamente las motivaciones y las causas reales de sus actos.
Los alumnos de una escuela de los alrededores de París, interrogados por su profesora descubrieron los microorganismos como "redondeles con patas", "globitos con gran boca", "insectos" "pequeños personajes que tienen brazos y piernas". Incluso alguno sostuvo haberlos visto en el agua de lavar la ropa: "no tenían cabeza pero estaban rígidos". ¿Por qué estas descripciones? ¿Quizá por la publicidad de ciertos productos detergentes y bactericidas? ¿Por qué pudo más la imagen publicitaria deformada que la que esos chicos deberían haber obtenido por el estudio?
Robert Guerin llegó a decir que el aire que respiramos es "un compuesto de nitrógeno, oxígeno y publicidad". Al margen de lo ocurrente de la frase, lo cierto es que si resulta imposible vivir sin oxígeno, también cada vez es más difícil librarse de la red casi imperceptible con la que nos va envolviendo la publicidad. Miremos hacia donde miremos, leamos lo que leamos, escuchemos lo que escuchemos, el mensaje publicitario está casi siempre ahí, ostensible o agazapado, dispuesto a penetrar como sea en nosotros y estimular así nuestras más conscientes o inconscientes motivaciones. Y ese mensaje, cuando aparezca, nos afectará, aunque intentemos anular su influencia.
¿Por qué solemos admitir que nos influye una película o una conversación y no, en cambio, un anuncio? ¿Acaso porque estamos en guardia permanente? Sí, claro, pero eso el publicitario también lo sabe, y precisamente por ello, juega con ventaja: el publicitario sabe que el consumidor cree estar preparado contra los anuncios, pero le consta que no lo está. Y en ese creer-estar-pero- no- estar reside su oportunidad: esa oportunidad que casi siempre aprovecha.
Con frecuencia, el consumidor se afirma en su creencia de que la publicad no le influye, pues comprueba que nunca ha comprado, por ejemplo, ese vino de mesa que tanto anuncian. Pero quizá olvida que si tal anuncio, efectivamente, no le ha conducido a la compra, aquel otro de un brandy prestigioso...Si no, ¿por qué esas cinco botellas en casa? Y es que cada tipo de consumidor tiene, aún sin ser consciente de ello, alguna tecla que el publicitario termina sabiendo tocar.
El investigador publicitario, antes de elaborar un mensaje, analiza el comportamiento de los consumidores, intenta conocer sus más íntimos anhelos, sus frustraciones, sus prejuicios, para devolvérselos más tarde como envoltorio y reclamo publicitario.

Miguel. A. Furones

 

Comentario de texto.

Recomendaciones iniciales. 
Lo primero que hay que hacer es numerar el texto y subrayar las ideas más importantes de cada párrafo, de forma que puedan sintetizarse las ideas principales y podamos elaborar el tema (idea central + intencionalidad), el resumen, la progresión temática del texto y la jerarquización de las ideas.Una vez realizados estos apartados podremos identificar dónde aparece la tesis ( si es que está de forma explícita en el texto o, por el contrario, debemos extraerla nosotros) e identificar el tipo de estructura textual. T Una vez encontrada la tesis, postularemos los argumentos utilizados por el autor para defender su punto de vista (aunque esto puede irse desarrollando en la misma estructura jerárquica) . Se acabará este apartado con una síntesis o breve resumen de lo expuesto. 

Lo importante aparece en cursiva. 

1º párrafo: Apenas hay personas que reconozcan que la publicidad influye en sus decisiones de compra; pero tampoco existen locos que admitan su locura. En este sentido, algo parecen tener en común el consumidor y el loco: no percibir diáfanamente las motivaciones y las causas reales de sus actos. Idea central: Es evidente que nadie quiere reconocer que la publicidad le influye.


2º párrafo: Los alumnos de una escuela de los alrededores de París, interrogados por su profesora descubrieron los microorganismos como “redondeles con patas”, “globitos con gran boca”, “insectos” “pequeños personajes que tienen brazos y piernas”. Incluso alguno sostuvo haberlos visto en el agua de lavar la ropa: “no tenían cabeza pero estaban rígidos”. ¿Por qué estas descripciones? ¿Quizá por la publicidad de ciertos productos detergentes y bactericidas? ¿Por qué pudo más la imagen publicitaria deformada que la que esos chicos deberían haber obtenido por el estudio? Idea central: El autor pone un ejemplo que contradice lo dicho en el primer párrafo: los niños ven los microorganismos de forma deformada por influencia de la publicidad.


3º párrafo: Robert Guerin llegó a decir que el aire que respiramos es “un compuesto de nitrógeno, oxígeno y publicidad”. Al margen de lo ocurrente de la frase, lo cierto es que si resulta imposible vivir sin oxígeno, también cada vez es más difícil librarse de la red casi imperceptible con la que nos va envolviendo la publicidad. Miremos hacia donde miremos, leamos lo que leamos, escuchemos lo que escuchemos, el mensaje publicitario está casi siempre ahí, ostensible o agazapado, dispuesto a penetrar como sea en nosotros y estimular así nuestras más conscientes o inconscientes motivaciones. Y ese mensaje, cuando aparezca, nos afectará, aunque intentemos anular su influencia. Idea central: Cita de autoridad: Para R.Guerin el aire está formado de nitrógeno, oxígeno y publicidad. Parece imposible que la publicidad no nos afecte.


4º párrafo: ¿Por qué solemos admitir que nos influye una película o una conversación y no, en cambio, un anuncio? ¿Acaso porque estamos en guardia permanente? Sí, claro, pero eso el publicitario también lo sabe, y precisamente por ello, juega con ventaja: el publicitario sabe que el consumidor cree estar preparado contra los anuncios, pero le consta que no lo está. Y en ese creer-estar-pero- no- estar reside su oportunidad: esa oportunidad que casi siempre aprovecha. Idea central: No queremos aceptar su influencia, estamos siempre en guardia, pero el publicista se aprovecha a pesar de nuestra alerta permanente.


5º párrafo: Con frecuencia, el consumidor se afirma en su creencia de que la publicidad no le influye, pues comprueba que nunca ha comprado, por ejemplo, ese vino de mesa que tanto anuncian. Pero quizá olvida que si tal anuncio, efectivamente, no le ha conducido a la compra, aquel otro de un brandy prestigioso…Si no, ¿por qué esas cinco botellas en casa? Y es que cada tipo de consumidor tiene, aún sin ser consciente de ello, alguna tecla que el publicitario termina sabiendo tocar. Idea central: El publicista sabe cómo dar en el clavo.


6º párrafo: El investigador publicitario, antes de elaborar un mensaje, analiza el comportamiento de los consumidores, intenta conocer sus más íntimos anhelos, sus frustraciones, sus prejuicios, para devolvérselos más tarde como envoltorio y reclamo publicitario. Idea central: El publicista investiga los comportamientos inconscientes de la sociedad y luego los devuelve en forma de reclamos publicitarios.

Elaboración del resumen: Debes sintetizar el contenido con tus propias palabras. Separa las ideas esenciales de las subsidiarias o secundarias. La síntesis debe ser clara, sin valoraciones subjetivas o personales, tampoco pueden aparecer ejemplos en el resumen:

Aunque nadie admita que la publicidad influye en sus compras, en realidad esto es un hecho incuestionables: nuestras compras están motivadas por los anuncios. Es inútil la permanente vigilancia para evitar el poder de los anuncios que por todas partes nos acechan: el publicitario, conocedor de nuestras motivaciones más íntimas, sabe cómo influenciarnos para lograr la venta.

Descripción de la organización interna del texto o macroestructura textual. ¿Cómo se combinan las ideas y aseveraciones del autor para lograr la coherencia? La finalidad habitual es convencernos del grado de certeza del punto de vista del autor, por lo tanto el propósito comunicativo es hacernos partícipes de su postura. Suele ser un texto expositivo-argumentativo que se dirige a un lector ideal, y que muchas veces presupune que el lector conoce el contexto o situación en el que puede enmarcarse su punto de vista.  La función del lenguaje más importante es la conativa, aunque suelen aparecer otras funciones, como la referencial –puesto que siempre nos informa de algo- y la expresiva –ya que suelen aparecer apreciaciones subjetivas.

Esquema organizativo: (No olvides numerar el texto)
1. El consumidor no reconoce que la publicidad le influye, de la misma manera que el loco no reconoce su locura. Argumento por analogía. Lo rebate. (Primer párrafo).
1.1. Ejemplo: los escolares describen los microorganismos como aparecen en la publicidad. (2º párrafo)
1.2. Robert Guerin: Respiramos publicidad. Es imposible que no nos influya. 3º párrafo)
2. Estamos en permanente guardia contra la publicidad, pero el publicista es consciente de ello. (4º párrafo)
2.1. El publicista sabe cómo conseguir la venta. (5º párrafo)
2.2. Estudia las necesidades imperceptibles del consumidor y se las devuelve como reclamos publicitarios. (6º párrafo)

En definitiva el texto refuta (contradice) el argumento de la mayoría que cree que la publicidad no les influye. El autor se vale de una serie de argumentos: el ejemplo de los colegiales, la cita de autoridad y el análisis del trabajo del publicista que demuestra que conoce las motivaciones y reticencias de sus clientes y las utiliza para potenciar las ventas.

Ejemplo redactado:

Se inicia el comentario con el análisis de la coherencia, la propiedad del texto que presenta una unidad de significado, es decir, una unidad semántica e informativa que le permita al lector comprender su significado a partir de una progresión temática afín a su sentido y finalidad comunicativa. Esto significa que las ideas, aseveraciones o argumentos están íntimamente relacionados con el fin preconcebido por el discurso.

La estructura externa nos presenta un texto en seis párrafos de extensión variable y el nombre del periodista a pie de página, pero carece de otros elementos, que suelen se comunes: la fecha de publicación y el medio de difusión en el que el texto ha aparecido. Esta información desconocida suele ser pertinaz, además se recuerda que un texto puede estar difundido en papel o presentarse de forma virtual, a través de las tics, que a su vez tienen sus propias características.


En cuanto al análisis de la estructura interna esta debe atender a dos ejes: la propia coherencia temática y la estructural, lo que se conoce en el análisis textual como macroestructura textual. Este estudio debe servir para reconocer de qué va el texto y cuál es su esquema u armazón en cuanto a las ideas.
Se realiza a continuación una breve síntesis del contenido textual: Aunque pocos consumidores admiten la influencia de la publicidad en sus compras, estas están realmente inspiradas por aquella. Es inútil la permanente vigilancia para evitar el poder de los anuncios, que por todas partes nos acechan: el publicitario, conocedor de las diversas motivaciones del público, acaba tocando la tecla adecuada de cada uno.

Por lo tanto el tema, en este caso, podría ser: “La influencia de la publicidad en la sociedad actual”, o incluso hilando más fino: "El desconocimiento social de la influencia de la sociedad". Una vez extraído el tema, se pasará a indicar la estructura del mismo. En su estructura externa el texto consta de 6 párrafos variables y nos informa del nombre del autor, pero carece de título y tampoco se sabe la fecha de publicación y el medio de difusión.
Como texto expositivo-argumentativo, se puede disociar la estructura interna en tres apartados: a) Introducción o exordio: Presentación del tema: Constatación de la influencia de la publicidad en los consumidores. Primer párrafo (líneas 1-4) b) Desarrollo o cuerpo argumentativo del texto: Razonamientos críticos para postular su punto de vista, apoyados en ejemplos, un argumento de autoridad y la explicación de cómo actúan los publicistas. Párrafos 2, 3, 4, 5 (líneas 5- 31). c) Conclusión: A modo de advertencia, aparece la tesis: El publicista sabe cuáles son las motivaciones de los clientes y cómo devolvérselas como reclamo publicitario. Último párrafo (líneas 32-35).

Se trata pues de una advertencia hacia el consumidor para que estemos alerta ante el bombardeo publicitario. Eso significa que todo el texto es una argumentación por refutación ya que partimos de la errónea idea de que no nos influye la publicidad.
Por consiguiente la tesis del autor es explícita. Está expresada al final, en el último párrafo, lo que significa que es una estructura sintetizante, porque el texto adquiere su punto álgido al final, a modo de colofón, una vez expuestos y analizados los argumentos: “el publicitario conoce los íntimos deseos del consumidor y los visualiza en los anuncios”.

En definitiva el artículo parte del grado de certeza de la opinión de la mayoría y se encarga de demostrarle al consumidor que su creencia es errónea, porque, aunque estamos en permanente guardia, los profesionales de la publicidad, saben cómo motivar e incrementar nuestras compras y consiguen convencernos. El emisor se vale de un tema conocido y que supone de interés mediático, pues afecta de forma consciente o inconsciente nuestra vida cotidiana. A esta praxis conocida (la influencia de la publicidad) se le añade un rema: lo desconocido por el lector, es decir, aquello que ha motivado la reflexión periodística y que implica una recomendación: no seamos ilusos, la publicidad nos afecta, así que seamos conscientes de sus peligros.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Ejemplo de comentario de texto. Selectividad.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre