Avisar de contenido inadecuado

El desierto es implacable, Ronny; Anna Blanco

{
}

 

 Te ha comido la ilusión el gato: Taller de literatura 

Una mirada y ya eres sal; - Anna Blanco

 

Quiero que leáis este poema y os imaginéis que estamos ante una típica película clásica que narra la huida de los atracadores de un banco (el atracador y su novia – en este caso-) junto al rehén, al que supuestamente el atracador quiere matar. En un momento dado la novia ofrece la vida al rehén y mata a su novio. No sabemos exactamente lo que pasa por su mente, el motivo de ese giro de 180º a los acontecimientos. Lo que te propongo es que transformes este poema en una narración. Es importante que dotes a los acontecimientos del suficiente dramatismo, que introduzcas el personaje de la novia  con los trazos adecuados (en ningún momento pensamos que vaya a actuar de esa forma). Es importante que comiences el texto con fuerza y garra; pero también es muy importante, el colofón, la forma de sorprender al lector. La introducción del clímax y el giro final, serán los dos elementos determinantes, los que dotaran de personalidad a tu historia. 

 

 

El desierto es implacable, Ronny

  TAGS:undefined

Ronny cara de conejo al volante del viejo

BMW robado a punta de pistola a la puerta del banco

Y el pobre diablo que aguardaba a su mano miraba

estupefacto sin saber qué ocurría

-Más deprisa, Ronny, él acelera

le cae grasiento el pelo cejas juntas espesas

el desierto es inmenso, Ronny canta

con sus gafas de sol borracho de alegría

-Lo conseguimos, nena, el mundo es nuestro

-Tú eres grande, Ronny, le digo yo con sonrisa torcida

el mapa en mis rodillas el sol que cae a plomo

el aire arde inmóvil y sin nubes

el polvo abrasa a besos los matojos

se ahoga la yuca de asma seca y caliente

las montañas al fondo crepitan como brasas

atrás gime el rehén remoto desvalido

-No te quejes, le dice Ronny riendo a carcajadas,

si de mí dependiera ya estarías bien frito allá en el maletero

-Ahora, ahora, ¡gira! Él obedece. Derrapa el BMW encabritado

Atraco a mano armada. Todo fue tan rápido.

Estupor. Miedo. Espanto. Tanto poder

en un trozo de acero tan pequeño

Y esa carrera en la media, ¡qué mala suerte!

La cantera se acerca a lontananza,

la arena entra en mis ojos el desierto es hermoso.

distingo la belleza a simple vista. Sé clavarla como agujas

en sábanas de seda en las que duermo sola siempre sola

en las que busco a tientas siempre busco…

el coche se detiene en la vieja cantera abandonada

yo me arranco la arena de los ojos y aplasto las lágrimas

Ronny saca al rehén a trompicones

-Tu vida miserable ya se acaba, vas a volar maldito

agradécele a ella un fin tan noble y el hombre da la vuelta

y nos miramos, navego en sus pupilas, parpadeo

Me coloco al volante, Ronny se aleja un metro apuntando

al rehén con la pistola. –Venga, nena, deprisa, dale, dale

Y yo le doy, marcha atrás precisa como un rayo

y un ruido seco quiebra el calor espeso del desierto

remolinos de viento y un aullido interminable agónico

Ronny cara de conejo cae hacia atrás perplejo aturdido

ojos desorbitados, una mueca de horror y desvarío

-Eres grande, Ronny, le digo, vuela, vuela…

El rehén me contempla sus ojos son azules muy intensos

color del mar profundo de promesas nocturnas y caricias

me pierdo entre sus olas, islas remotas, playas, luz, deseos

y mientras nos besamos el eco me devuelve un grito desgarrado

El desierto es implacable, Ronny.

{
}
{
}

Comentarios El desierto es implacable, Ronny; Anna Blanco

dificil de asimilar mas bonito
No es difícil de asimilar en sí, Lucy...es cuestión de visionarlo, de imaginarse la escena

Deja tu comentario El desierto es implacable, Ronny; Anna Blanco

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre