Avisar de contenido inadecuado

Bravo por Jorge Manrique. Ampliación Apuntes 3º ESO

{
}

 

 TAGS:undefined


Historia de la literatura española. Bravo por Jorge Manrique

JORGE MANRIQUE COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE

Las coplas muestran una serie de consejos sobre cómo debemos vivir y con qué conciencia debemos morir. Son una reflexión sobre la vida y un elogio de la figura de su padre. (Elegía). En ellas aparecen las ideas y tópicos de la Edad Media, pero también ideas prerrenacentistas como el tema de la fama. ( lo que pervive de nosotros, una vez hemos muerto).

La primera parte es una reflexión sobre la brevedad de la vida y la poca importancia que tienen las cosas que nos rodean o poseemos en vida.

Algunas ideas o tópicos que aparecen en esta parte:

a) La vida como un camino hacia la muerte y la metáfora de la vida como un río que fluye.

La imagen de la vida como un camino al más allá procede de los Santos padres (San Pablo, San Agustín, San Gregorio, etc.) Por otra parte, la metáfora de la vida como un río que fluye, arranca de la Biblia, aunque allí tenga un sentido distinto: <> (Ec. 1,7)

b) El hombre sólo se mueve por vanidad, por el deseo de conseguir bienes materiales y no se da cuenta de que no valen nada.

c) La idea de que la rueda de la Fortuna da muchas vueltas y puede girar a nuestro favor o no, (la Fortuna aparecía en la Edad Media, como un personaje mitológico).

d) La idea de que el tiempo se extingue rápidamente y debemos aceptar que un día moriremos.

e) El tema de que el peligro nos acecha en cualquier parte.

f) La reflexión sobre aquellos personajes famosos que murieron y sobre qué fue de sus vidas, ilusiones o poder. En este sentido es evidente la innovación de Manrique, al referirse a personajes coetáneos de su tiempo.

La segunda parte es un elogio a la figura de Don Rodrigo: quien supo vivir y morir con dignidad. Lo compara con personajes famosos de la antigüedad: Julio César, Aníbal, Adriano. Luego habla de las acciones buenas de su vida y termina explicando que aceptó con dignidad su muerte. . Nos dice que entre la muerte y el caballero (en este caso su padre) se establece un diálogo y que él acepta la muerte como un designio divino. Don Rodrigo, padre de Manrique, acepta con serenidad la muerte ("que querer hombre vivir/ cuando Dios quiere que muera/es locura").


Temas:

A) Elogio de la figura de su padre que tuvo una muerte ejemplar.

Se presenta la muerte y se establece un diálogo.

El tema de las tres vidas: la vida de la fama, (lo que recuerdan otros tras la muerte de uno) la vida terrenal (temporal, pasajera ), la vida eterna ( perdurable).

Cómo se gana la vida perdurable (después de la muerte).

Coplas

Estructura métrica: Se compone de 480 versos repartidos en 40 estrofas. Se las llama estrofas manriqueñas, variedad de la estrofa de pie quebrado ( verso partido), porque se combina el tetrasílabo con el octosílabo, 8a, 8b, 4c, 8a, 8b, 4c. Esta forma hace que en la lectura se perciba mejor el tono triste o sereno, grave y hondo que el poeta quiere imprimir a los versos.

 

Las coplas se convierten en un género nuevo que renuncia al lenguaje latinizante anterior y a las construcciones alegóricas de tipo doctrinal, adoptando la lengua de los géneros menores. Esta actitud innovadora ha convertido esta obra en un clásico, parafraseado por todos los autores y en todas las épocas de la literatura.

 


-Recuerde el alma dormida,

avive el seso ( entendimiento) y despierte

contemplando

cómo se pasa la vida,

cómo se viene la muerte

tan callando:

Cuán presto ( rápido) se va el placer,

cómo después de acordado

da dolor,

como a nuestro parecer

cualquier tiempo pasado

fue mejor.

-Y pues vemos lo presente

cómo en un punto es ido

y acabado.

si juzgamos sabiamente,

daremos lo no venido

por pasado.

No se engañe nadie, no,

pensando que ha de durar

lo que espera

más que duró lo que vio

porque todo ha de pasar

por tal manera.

-Nuestras vidas son los ríos

que van a dar en la mar,

que es el morir.

Allí van los señoríos

derechos a se acabar

Y consumir;

Allí los ríos caudales,

Allí los otros medianos

Y más chicos;

allegados son iguales

Los que viven por sus manos

Que los ricos.

-Este mundo es el camino

para el otro que es morada

sin pesar.

mas cumple tener buen tino

para andar esta jornada

sin errar.

Partimos cuando nacemos,

andamos mientras vivimos,

y llegamos

al tiempo que fenecemos,

así que cuando morimos

descansamos.

(...)

 

 

-Aquél de buenos abrigo,

amado por virtuoso

de la gente

el Maestre Rodrigo

Manrique, tan famoso

y tan valiente;

Sus grandes hechos y claros

no cumple que los alabe

pues los vieron.

Ni los quiero hacer caros,

pues el mundo todo sabe

cuáles fueron.

-Después de puesta la vida

tantas veces por su ley

al tablero;

Después de tan bien servida

la corona de su Rey Verdadero;

Después de tanta hazaña

a que no puede bastar

cuenta cierta,

en la su viña de Ocaña

vino la muerte a llamar a su puerta.

 

 

Habla la muerte

-Diciendo: "Buen caballero,

dejad el mundo engañoso

y su halago;

muestre su esfuerzo famoso

vuestro corazón de acero

en este trago.

Y pues de vida y salud

hiciste tan poca cuenta

para la fama,

esfuércese la virtud

por sufrir esta afrenta

que os llama.

-"No se os haga tan amarga

la batalla temerosa

que esperáis,

pues otra vida más larga

de fama tan gloriosa

acá dejais:

Aunque esta vida de honor

tampoco es eternal

ni verdadera

mas con todo es mejor

que la obra temporal

perecedera.

El Contexto histórico

TAGS:undefined

La vida de Manrique se circunscribe al periodo de crisis del feudalismo que se produjo en Europa. El año de su muerte (1479) marca un hito histórico, el inicio del reinado de los Reyes Católicos. Por otra parte, en Europa se produjeron importantes acontecimientos como el fin de la guerra de los Cien Años o la caída de Constantinopla, en se produjo en el año 1453.

Son años difíciles marcados por el conflicto entre el poder real y la nobleza castellana. En el año 1445 Álvaro de Luna, condestable de Castilla y "valido" de Juan II, derrota a Juan de Navarra, en la batalla de Olmedo., sin embargo, el condestable caería en desgracia puesto que años más tarde los nobles conseguirían que Juan II ordenase su ejecución

La muerte de Juan II y la proclamación de Enrique IV, el último Trastámara, no supondrá el fin de las luchas entre la corona y la nobleza que continúan como muestra del débil régimen feudal. La proclamación como rey de Ávila (1465) de Alfonso, hermanastro de Enrique IV, por parte de un sector de la nobleza ( entre los que figuraba el padre de Manrique) condujo al enfrentamiento en una segunda batalla de Olmedo ( 1467), que vence Enrique IV, quien se proclamara único rey de Castilla, a cambio de nombrar como sucesora a su hermanastra Isabel, lo que supuso desheredar a su hija Juana. Y será al año siguiente cuando Isabel, heredera de Castilla y Fernando, de Aragón contraerán nupcias.

A la muerte de Enrique IV, se inicia una lucha entre Juana "La Beltraneja", apoyada por parte de la nobleza y Portugal, e Isabel, que obtuvo a su vez el apoyo de otro sector de la nobleza y de Aragón. La guerra tendría como punto álgido la batalla de Toro (1476) y finalizó con el conocido tratado de Alcaçovas, por el cual Juana renuncia a la corona de Castilla que cede a Isabel, lo que sería una garantía de la futura unión.

Jorge Manrique: Se dice que nació Manrique hacia 1440 en Paredes de Nava (Palencia). Su familia pertenecía a la nobleza, y este linaje marcaría su existencia; el joven noble vivió plenamente los constantes vaivenes políticos y militares de su tiempo. El triste año de su muerte (1479) se produjo un hito histórico, el inicio del reinado de los Reyes Católicos.

Su padre, el famoso don Rodrigo, Maestre de la Orden de Santiago, peleó contra los árabes y fue enemigo de don Álvaro de Luna, del rey Enrique IV y de "la Beltraneja". A su lado peleó desde joven nuestro poeta, hecho que nos muestra una característica del perfecto noble, ducho en armas y letras.

No se sabe mucho de su vida. En 1470 se casó con Guiomar de Meneses.

Luchó en apoyo de Isabel la Católica. En noviembre de 1476 muere su padre de una terrible enfermedad. Jorge - que embellecerá aquella muerte en las Coplas- apenas le sobrevivirá dos años y medio: combatiendo al Marqués de Villena, enemigo de la reina, cayó herido cerca del castillo de Garcimuñoz (Cuenca) y murió en el pueblo de Santa María de Campo Rus, el 24 de abril de 1479. Tenía 39 años. Ambos, padre e hijo reposan en el monasterio de Uclés.

Además de las Coplas a la muerte de su padre cultivo poemas de amor cortes. El poeta entiende ese amor como servidumbre y adoración a una dama (considerada como un Dios).

Así escribe poemas siguiendo con las ideas de la relación feudal entre la dama (en este caso, el Señor) y el amante (en este caso, su vasallo). El amor se considera una fuerza irresistible que arrastra a la razón y la voluntad; es por lo tanto una batalla íntima donde se une el placer y el dolor. El amor es entendido como un camino de ennoblecimiento en el que el poeta persevera continuamente en sus sentimientos dolorosos.

Un mote era una divisa o sentencia breve que se tomaba como base de un poema. La dama amada se considera un dios (endiosamiento de la dama), un tema típico del amor cortés. Ese sin mí que aparece en el poema significa que el poeta se encuentra desposeído de su propio yo, de tanto que ama a la dama.

 

 

Glosa del Mote

Sin Dios, sin vos y mi:

Yo soy quien libre me vi,

Yo quien pudiera olvidaros,

Yo soy el que por amaros

estoy desde que os conocí

sin Dios, y sin vos y mi.

Sin Dios, porque a vos adoro,

sin vos, pues no me queréis,

pues sin mi, ya está de coro

que vos sois quien me tenéis.

Así que triste nací,

pues que pudiera olvidaros,

yo soy el que por amaros

estoy, desde os conocí,

sin Dios, y sin vos y mi.

 

 

Diciendo qué cosa es amor.

Fragmento.

Es amor fuerça tan fuerte

que fuerça toda razón,

una fuerça de tal suerte

que todo el seso convierte

en su fuerça y afición;

una porfía forçosa

que no se puede vencer,

cuya fuerça porfiosa

hazemos más poderosas

queriéndonos defender.

Es plazer en que hay dolores,

dolor en que hay alegría,

un pesar en que hay dulçores,

un esfuerzo en que hay temores,

temor en que hay osadía;

un plazer en que hay enojos,

una gloria en que hay passion,

una fe en que hay antojos,

fuerça que hazen los ojos

al seso y al corazón.

Se sitúa Manrique en la línea de Petrarca, al describir la naturaleza del amor en ese juego de antítesis y paradojas.

El amor aparece como una contradicción, es una fuerza irresistible que arrastra nuestra voluntad y entendimiento y provoca locura, enajenamiento, sufrimiento.

Aparece en este poema la llamada "figura etimológica", el juego con la palabra fuerza y sus derivadas.

{
}
{
}

Deja tu comentario Bravo por Jorge Manrique. Ampliación Apuntes 3º ESO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre