Avisar de contenido inadecuado

Apuntes sobre Cervantes

{
}

Cervantes
La obra de Cervantes se desarrolla entre los siglos XVI y XVII, a caballo entre el Renacimiento y el Barroco.

Vida
Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares en 1547. En 1569 marchó a Italia, donde sirvió como paje del cardenal Acquaviva. En 1571 participó como soldado en la batalla de Lepanto, donde a causa de las heridas perdió el uso de la mano izquierda. Continuó como soldado algún tiempo y, al regresar a España desde Nápoles fue apresado por los piratas turcos. Llevado a Argel, permaneció allí cinco años en prisión (1575-1580). Tras varios intentos de fuga, los frailes trinitarios pagaron su rescate y regresó a España. En 1584 se casó con Catalina Salazar y publicó La Galatea. Probó también suerte en el teatro y vio representadas algunas de sus obras sin demasiado éxito. Ejerció el oficio de recaudador de provisiones para la Armada Invencible y, más tarde, hizo de recaudador de impuestos. En ambos cargos tuvo problemas con la justicia y por dos veces fue llevado a la cárcel de Sevilla. Posteriormente se instaló en Valladolid. En 1605 publicó la primera parte de Don Quijote de la Mancha que obtuvo un éxito extraordinario. En 1608 se trasladó a Madrid, donde entre grandes apuros económicos siguió escribiendo (las Novelas Ejemplares, segunda parte del Quijote…). Murió el 23 de abril de 1616, pocos después de haber escrito el prólogo de su última novela, Los trabajos de Persiles y Segismunda.


Obra poética: Aunque puso gran empeño en ser poeta – “la gracia que no quiso darme el cielo”, según sus propias palabras-, su obra lírica no es demasiado conocida. El viaje al Parnarso (1614) es un extenso poema en el que pasa revista a los poetas españoles de su tiempo. Otras composiciones aparecen intercaladas en sus novelas y obras de teatro.
Obra teatral: Tampoco tuvo mucho éxito como autor teatral, que era el género que más posibilidades tenía en su tiempo. En Los tratos de Argel, habla sobre su cautiverio en esa ciudad y El cerco de Numancia, sobre el asedio y la resistencia heroica de los numantinos a los romanos. En 1615 publica Ocho comedias y ocho entremeses nunca representados. Escritas siguiendo el esquema de Lope de Vega, las más famosas son Los baños de Argel, y El rufián dichoso.
Las novelas de Cervantes
La Galatea (1585), novela pastoril, donde los personajes son pastores idealizados, el tema es amoroso y la acción trascurre en una naturaleza idealizada. La novela incluye también debates filosóficos sobre cuestiones amorosas: argumentos a favor y en contra del amor, el dolor de no ser correspondido, el problema de los celos, etc.
Las Novelas Ejemplares (1613), conjunto de doce novelas cortas, allí llamadas porque de todas ellas, según Cervantes, se puede sacar algún ejemplo provechoso. Entre los títulos destacan La gitanilla, Rinconete y Cortadillo, El amante liberal, La española inglesa, La fuerza de la sangre, El coloquio de los perros, El licenciado Vidriera, etc. La se refiere a l plano ético y estético: se trata de obras de entretenimiento, verosímiles y bien construidas, modelos de un modo de narrar, de las cuales el lector puede sacar sus conclusiones ante las múltiples interpretaciones que ofrecen. En ellas aparecen tanto los estilos de la época (el picaresco, el pastoril, el caballeresco) y los materiales folklóricos (chistes, anécdotas, fábulas). Muchas de estas historias se centran en el amor: amor contrariado con final feliz, amor viciado por los celos, amor que redime al ser humano, la necesidad del matrimonio como final apropiado. También la amistad está presente; todos los personajes tienen un amigo fiel, con quien se introduce el diálogo en el relato y con él diversas interpretaciones del mundo.

Los trabajos de Persiles y Segismunda, publicada después de su muerte, en 1617, De acuerdo con el esquema de la novela bizantina, cuenta las aventuras de dos enamorados que, tras un largo y accidentado viaje por varios países, llegan a Roma, donde se casan (los trabajos a que se refiere el título son los naufragios, peligros, secuestros, etc., por los que pasan los protagonistas). En el viaje los protagonistas se enfrentan a numerosos peligros que son pruebas de los que los protagonistas salen airosos. La sucesión de aventuras que viven los héroes constituyen los elementos principales, aunque también aparecen historias secundarias que son relatos autobiográficos de los personajes. Cada una de las aventuras repite la estructura de caída y restauración que tiene como fondo el mito cristiano de la caída y redención.
El Quijote
La primera parte se publica en 1605 y la segunda en 1616. El propósito inicial según él mismo dice es “poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías”. Pero esta intención es desbordada por la complejidad de la historia. Además de los modelos narrativos anteriores (la novela pastoril, bizantina, de caballerías, sentimental, morisca y picaresca), se percibe la influencia de una obra anónima del siglo XVI, el Entremés de los romances: en ella, el labrador Bartolo enloquece de tanto leer el Romancero y sale en busca de aventuras para imitar las hazañas de sus héroes.
La obra se halla estructurada en dos partes, y su acción se organiza en torno a las tres salidas de Don Quijote. Las dos primeras en la primera parte, y la última, en la segunda. La primera parte que comprende los capítulos I al VI relata desde que es armado caballero en una venta, hasta que, herido y maltrecho, es devuelto a su casa por un vecino suyo; mientras guarda cama, el cura y el barbero queman la mayoría de sus libros. La segunda salida, en compañía de Sancho, comprende los capítulos VII al LII. En ella ocurren las aventuras de los molinos de viento, del yelmo de Membrillo, de los rebaños, de los galeotes, de los pellejos de vino, etc. Entre las aventuras de don Quijote se intercalan algunas historias breves: la historia de marcela y Grisóstomo (novela pastoril), la del cautivo (novela morisca), la de Cardenio y Lucinda (novela sentimental) y la del Curioso impertinente. Aparecen también los dos famosos discursos de Don Quijote, el de la “Edad de Oro” y el de “Las armas y las letras”. Finaliza con el encantamiento de don Quijote y su regreso a la aldea. La tercera salida se narra en los setenta y cuatro capítulos de la segunda parte, con un recorrido geográfico más amplio (desde la Mancha a Barcelona, y regreso).
Argumento:
El caballero manchego Alonso Quijano pierde el juicio de tanto leer libros de caballería. Queriendo imitar a los héroes de esas novelas, cambia su nombre por el de Don Quijote de la Mancha y se lanza al mundo en busca de aventuras. Le guían nobles ideales: deshacer agravios, proteger a los débiles, implantar justicia y merecer el amor de Dulcinea del Toboso, nombre que él da a una ruda labradora de un pueblo cercano llamada Aldonza Lorenzo. Armado de forma grotesca y montado en su viejo caballo, Rocinante, llega a una venta –que él imagina ser un castillo-, donde es armado caballero entre las burlas de todos. Libera a un muchacho de los malos tratos de su amo, es golpeado brutalmente por unos mercaderes y un vecino suyo lo devuelve a su casa.
Ya repuesto, inicia su segunda salida, acompañado por el labrador, Sancho panza, a quien ha convencido para que lo sirva de escudero, a cambio de riquezas y poder. Tras numerosas aventuras de las que siempre sale malparado –lucha contra unos molinos de viento que confunde con gigantes, liberación de unos criminales que después lo apalean…-, se retira a hacer penitencia a Sierra Morena. Sus amigos, el cura y el barbero, que han salido en busca suya, lo encierran en una jaula y lo traen engañado al pueblo.
En la segunda parte, de nuevo en compañía de Sancho, llegan al reino de Aragón, donde son objeto de las burlas de unos duques; nombramiento de Sancho como gobernador de la ínsula Barataria, aventura de Clavileño. Tras muchas aventuras se dirigen a Barcelona, ciudad en la que don Quijote es vencido por el Caballero de la Blanca Luna. Éste, que es en realidad su amigo Sansón Carrasco, le impone la condición de volver a su tierra. Don Quijote, triste y apenado, regresa a su pueblo, donde muere en poco tiempo, después de haber recuperado la razón.
El camino desempeña un lugar fundamental: es el lugar de los encuentros casuales con gentes de todo tipo, de todos los estratos sociales. En distintos momentos, don Quijote y Sancho detienen su viaje y permanecen en un mismo sitio; esto da pie a nuevos encuentros, aventuras e historias diversas.
Las historias que se intercalan presentan diversos grados de integración en el eje central: aparecen algunas –como la de Dorotea y Fernando- cuyos personajes participan en la historia del caballero y el escudero, y otras que se hallan totalmente desvinculadas (como la novela El curioso impertinente que es leída en la venta por el cura).
Los temas son variados. De hecho al principio la obra fue vista como un libro cómico y satírico, pero después el personaje se convirtió en símbolo del heroísmo y de la imaginación ilimitada. Se trata de una obra que puede estudiarse desde diversas perspectivas y que plantea la falsedad de las apariencias y del ser humano, , que fluctúa, y es capaz de mostrar un abanico ilimitado de posibilidades.
En cuanto a los narradores en la historia nos encontramos con un narrador principal que cuenta los hechos desde una perspectiva externa y es omnisciente, aunque en ocasiones utiliza la primera persona para nombrarse a sí mismo como responsable de lo narrado.
En la narración aparecen autores ficticios, el más importante es el historiador arábigo Cide Hamete Benengeli, autor del manuscrito encontrado y al cual se cita y evoca varias veces. Su obra original es traducida por un morisco aljamiado (que hablaba castellano), quién también será citado. Además aparecen los propios personajes como narradores. Estos narradores producen relatos de distinto tipo, en los cuales desempeñan diferentes funciones. En las historias intercaladas, hay narradores que son simples testigos, otros que participan de las historias contadas y algunos que son sus protagonistas.
Personajes:
Don Quijote, sobre todo en la primera parte, no distingue entre la realidad y la ficción. Más tarde se transforma la realidad para acomodarla a sus ideales. En la segunda parte, en cambió se inicia un proceso de desquijotización: ve las cosas tal y como son, y son los demás los que le cambian la realidad para burlarse de él, con aventuras fingidas. Don Quijote es considerado como símbolo del hombre idealista que lucha por imponer su verdad contra el mundo.
Sancho Panza, contrapunto del Quijote. Representa el sentido práctico de la vida, la visión idealista y materialista de las cosas. Sin embargo, también evoluciona a medida que avanza la novela, aproximándose en una progresiva quijotización a la visión idealista de don Quijote.
La lengua y estilo: La lengua abarca todos los niveles, y cada personaje emplea el nivel de habla que le corresponde. Don Quijote se expresa a veces con un lenguaje altisonante y afectado de los héroes caballerescos y con naturalidad en otras ocasiones; Sancho recurre también al lenguaje popular, con numerosos refranes y expresiones coloquiales.
La obra ironiza los géneros y estilos de la época, sobre todo el caballeresco, que es objeto de parodia, pero también el pastoril, el del Romancero, el de la novela sentimental, el de la picaresca, el de los diálogos renacentistas. De las formas de expresión, la más destacada es el diálogo que establecen los propios protagonistas y que sirve de contrapunto para presentarlos, aunque también aparezcan monólogos, documentos, cartas, etc.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Apuntes sobre Cervantes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre