Avisar de contenido inadecuado

Algunas anotaciones para entender La casa de los espíritus.

{
}

 

 TAGS:undefined

Anotaciones para entender “La casa de los espíritus”.


1. El realismo mágico es un modo de ver la realidad, se trata de darle el mismo valor a lo objetivo como a lo subjetivo. Es tan importante lo que se sueña por la noche como lo que sucede durante el día. Realmente, ya dijo Alejo Carpentier, que lo real maravilloso de la literatura hispanoamericana se debe al hecho de que ocurren cosas maravillosas, fuera de lo real todos los días. En la obra se ve porque se muestran sucesos irreales o extraños como hechos cotidianos, y estos hechos no asombran a los protagonistas. El personaje que más representa esta faceta mágica es Clara, aunque ya Rosa es descrita como un ser de otro mundo, sobre todo por su belleza. Clara es un personaje extraño con sus periodos de mutismo, sus reuniones espiritistas o su telequinesia. Predice el futuro, habla con los muertos, etc. Lo asombroso es que estas características son vistas con toda normalidad a lo largo de la historia.
2. Otras características del realismo mágico son: Mezcla de personajes ficticios con personajes históricos, múltiples narradores (perspectivismo), gran abundancia de personajes y sagas familiares, superposiciones temporales: analepsis (retrocesos en el tiempo) y prolepsis (se avanzan acontecimientos posteriores).
3. Pese a que el personaje de Esteban es muy importante, se considera que esta novela es feminista por el tratamiento de las actitudes, comportamientos, amores y desamores, a través de varias generaciones de mujeres.


4. Los personajes femeninos:
Nívea del Valle apoya a su marido Severo en sus ambiciones políticas por el Partido Liberal, y su gran aspiración y lucha personal será conseguir el voto para las mujeres. Sigue siendo una mujer tradicional con sus 11 hijos, pero sueña con el progreso y la emancipación femenina.
Clara está casada con un hombre de ideas muy conservadoras que detesta las ideas progresistas, y está más preocupada por el mundo de los espíritus que por el de los vivos. Pero al igual que su madre, muestra preocupación por alfabetizar a las mujeres campesinas, monta un taller de costura en Las tres Marías y les da charlas sobre sus derechos. Las campesinas acuden por respeto, pero no entienden a aquella mujer que pone en tela de juicio la autoridad del marido sobre su mujer, ya que si el marido no les pega es porque no quiere.
Blanca es la primera mujer casi independiente de la familia, aunque durante toda su vida seguirá dependiendo económicamente de su padre y vivirá bajo su techo. No obstante se declara en rebeldía amando a su mayor enemigo, aprenderá el oficio de modelar el barro, dará clases a los niños con problemas en la gran casa de la esquina y acabará viviendo de sus Nacimientos en Canadá.
Con la cuarta generación llegamos al final del proceso. Alba es una mujer independiente que estudia en la Universidad, participa activamente en las protestas estudiantiles y en la época de la represión repartirá comida, ayudará a los perseguidos y entregará las armas compradas por su abuelo a los revolucionarios.


3. Narradores: En la obra aparecen distintos narradores-personajes, por lo que podemos señalar que nos encontramos ante un perspectivismo narrativo.
El principal narrador es ALBA, que se sirve de diferentes fuentes de información: los “cuadernos de anotar la vida” de su abuela Clara, cartas e historias que le han contado otros personajes, y también sus propias vivencias.
Otro narrador de la obra es ESTEBAN TRUEBA. Narra antes de morir, a sus 90 años, y escribe como un narrador autobiográfico, desde su punto de vista de patriarca y como voz masculina, dando el contrapunto a tanta voz femenina. Como narrador, Esteban Trueba es equisciente, interno y muy subjetivo: “Yo era como un padre para ellos, con la reforma agraria nos jodimos todos.”


4. ¿Qué refleja la obra?

La obra refleja muchos de los acontecimientos de la historia de Chile en el siglo XX, especialmente y con más detalle las dos décadas previas al Golpe de Estado de Pinochet en 1973, el propio golpe y la represión que los caracterizó. Hasta la victoria de Salvador Allende y la Unión Popular en 1970, la sociedad chilena se estructuraba, como vemos en la obra, en dos grandes bloques:
- El mundo de los trabajadores y los campesinos, que en la obra aparece reflejado en Las tres Marías. Analfabetos, sin recursos propios, necesitan ser liderados por un patrón fuerte y enérgico, en ocasiones incluso brutal (Esteban Trueba).
En el ámbito urbano, vemos una amplia masa social sometida a la oligarquía que de una u otra manera ostenta el poder (terratenientes, conservadores, militares…). De fondo aparecen las protestas universitarias o los nuevos revolucionarios más cercanos al comunismo que al sindicalismo, como por ejemplo Miguel, o los socialistas como Jaime, que trabaja en su hospital para ayudar a los más necesitados.
5. Uno de los temas capitales: el amor.
El amor es sin duda uno de los ejes temáticos de la novela. La mayoría de los personajes viven y sufren alguna relación amorosa que se convierte en el centro de su existencia. Y así, encontramos diversos tipos de amor:
- Amores idealizados y no correspondidos: Encontramos aquí sobre todo el amor de Esteban, primero por Rosa, de la que se enamora de una manera adolescente y prácticamente trovadoresca, “a primera vista”, por la que sufrirá por enriquecerse para conseguirla y con la que seguirá soñando tras su muerte el resto de su vida. Algo parecido le ocurre después con Clara: a pesar de su difícil relación llena de desencuentros por su mal carácter, la amará siempre, la colmará de regalos, sentirá celos de Férula o de todos aquellos que capten su interés (incluidos sus propios hijos), y la llorará y sentirá incluso después de muerta. Ambos amores acaban homenajeados en la construcción del mausoleo para sus tumbas.

- Amores apasionados e ilícitos: dos generaciones de la familia viven este tipo de amor. Blanca y Pedro Tercero, predestinados desde niños en Las tres Marías, poniendo el contrapunto a las violaciones de Esteban con sus dulces encuentros en el río, separados por su posición social, no estarán juntos hasta el final de la obra, tras vencer todas las dificultades que la vida les plantea.


- Amor familiar: es éste el tipo de amor que vive Esteban con su nieta Alba. Un amor recíproco e irracional que estará por encima de sus diferencias políticas, siempre fieles y defendiéndose de los ataques de otros. Esteban da y recibe de su nieta lo que nunca necesitó de sus propios hijos, a los que ignora y de los que recibe la misma indiferencia. Amores de este tipo vivirán también la misma Alba con su tío Jaime y Amanda con su hermano Miguel, que llegará a dar su vida por no traicionarlo.
- Amores nunca realizados: representado sobre todo en Jaime y Amanda. Jaime nunca le revelará su amor y sufrirá su presencia y la relación con su hermano Nicolás.

6. El espacio
El macroespacio donde transcurre la historia es Chile; nunca se menciona explícitamente pero los 50 años de historia del país está presente en toda la obra. Dentro de él encontramos dos microespacios que estructuran la novela: el campo, la vida en Las tres Marías, y la ciudad, la gran casa de la esquina. Son espacios opuestos, donde los mismos personajes se comportan de manera diferente:
a.- El campo, Las tres Marías: en su origen es un fundo en ruinas cuando Esteban la hereda de un padre alcohólico y llega allí tras morir Rosa.
b.-La ciudad, la gran casa de la esquina: Esteban elige el Barrio Alto para construir una gran casa como regalo de bodas a Clara. Huye de lo nacional e indígena y llena la casa de objetos comprados en Europa y Estados Unidos, quiere que su casa destaque entre las demás. Sin embargo, la dueña de la casa será Clara, y allí acogerá a espiritistas, bohemios, videntes…, e incluso la ampliará con más cuartos para sus huéspedes, hasta convertirla en un laberinto.


7. El tiempo
.- Tiempo externo: como ya hemos visto, el tiempo histórico abarca el siglo XX en Chile, hasta el Golpe de Estado de Pinochet en 1973. Pero no hay excesiva precisión cronológica a lo largo de la historia, exceptuando los últimos tiempos:
- 1918: El piloto Godoy cruza en avión la Cordillera de los Andes.
- 1920: Ley de Instrucción Primaria.
- 1933: Se funda el Partido Socialista de Chile.
- 1935: Las mujeres votan por primera vez.
- 1939 y 1960: Dos terremotos asolan Chile.
- 1945: Pablo Neruda es elegido senador y recibe el Premio Nobel de Literatura.
- 1970: Salvador Allende gana las elecciones y es nombrado Presidente.
- 1973: Colapso económico de chile, asalto al Palacio de la Moneda, muerte de Allende y triunfo del Golpe de Estado.
- 1974: se crea la DINA, policía secreta militar encargada de reprimir a los opositores de izquierda.
- Tiempo interno: lo más destacable en la obra son las superposiciones temporales y la falta de linealidad. Toda la obra es en sí misma una gran analepsis, un flashback que realiza Alba desde su presente narrativo y a partir del material acumulado para reconstruir la historia de la familia. Junto a esta retrospectiva, aparecen también los recuerdos de Esteban Trueba.


8. En resumen: La obra parte del testimonio de los personajes y ahonda en la realidad de las dictaduras hispanoamericanas.
La novela se abre con un epígrafe y una dedicatoria. El epígrafe es de Neruda no es el único y alude a la vida y la muerte del hombre en un intento de romper esa barrera, de crear una atmósfera, un mundo en el que vivos y muertos conviven. La mujer es la que centra la dedicatoria de la historia, es una novela en la que las mujeres cumplen un papel excepcional y eso se ve a lo largo de varias generaciones de la misma familia. La obra explora sus amores y desamores, sin olvidar como fondo el contexto histórico de Chile, cuyo nombre, aunque no aparece en la historia se sobreentiende.
Las casas se convierten en símbolos de una nación, algo que no es original pero que cobra mucha fuerza para entender el propio contenido de la obra que se sustenta en varios pilares: la violencia de Esteban Trueba, la escritura como terapia, sustentada por los recuerdos, la mezcla de acontecimientos reales y ficticios, etc.
La obra puede dividirse en dos partes: Al principio retrata las vivencias de las sagas de las cuatro mujeres y la visión de Estebán Trueba, es la parte más lenta y elaborada; luego, en la segunda parte observamos una visión más rápida y testimonial porque refleja lo que vivió la propia Isabel Allende.
Se trata pues de un relato polifónico más complejo que la simple alternancia de puntos de vista: Alba reescribe la historia de la extensa saga familiar apoyada en los Cuadernos de anotar la vida de su abuela Clara, en las cartas que cruzan Blanca y Clara y en los libros de registro de la hacienda. El enlace generacional es la escritura: De Clara que se le aparece en la cárcel animándola a escribir a Alba, pasando por Blanca, menos esencial. El texto resulta un laberinto discursivo y dialógico, con algunas cesuras, pero tiene su lógica.
La intriga es planteada desde la memoria. Entreteje dos hilos narrativos que se complementan de forma dialéctica: memoria individual y familiar con su ambivalencia de realidad- misterio y memoria colectiva. Ambos se unen en la ficción.
La novela tiene entretejidas historias asombrosas de gente que lee libros mágicos sacados de baúles encantados, de aparecidos que se sientan a la mesa con la familia, de anécdotas que pasan de generación en generación. En la segunda, la Historia se impone a la historia, tal vez porque, el proceso social determina el proceso de configuración del relato. Las elecciones presidenciales, el crecimiento de los sindicatos, la lucha obrera, las huelgas y las movilizaciones del proletariado: el largo camino que llevará al candidato marxista, Salvador Allende a convertirse en presidente del Frente de Unidad Popular y sus desencuentros con la ultraizquierda denominada Mir (Movimiento de Izquierda Revolucionaria). También aparecen personajes reales como Neruda (el Poeta), el cantante Víctor Jara (escondido tras Pedro Tercero). El texto se hace eco del caos y el desabastecimiento, las marchas de cacerolas vacías, el apoyo al golpe de la derecha conservadora, el discurso de Allende tras el bombardeo del Palacio de la Moneda y la nueva era militar con la censura correspondiente.
Las cuatro generaciones  de mujeres son luminosas, cada una a su modo y manera: sus nombres no hacen sino refrendarlo: la blancura de Nívea, Clara, Blanca y Alba son símbolos de su aura interior. La mujer romántica desciende de las alturas para vivir la vida, pero no se contamina. Su desbordante imaginación convive con una clara conciencia de justicia social y por eso se supera el estereotipo. Sus mujeres evolucionan pero no se desligan de su contexto histórico.
Nivea, es la matriarca que mientras da a luz a sus quince hijos tiene tiempo para reivindicar el voto femenino (sufragista pionera) y volcarse con los pobres, consciente de las injustas desigualdades sociales. Asume además las excentricidades de Rosa y Clara, así como la de sus hermanos.
Rosa pasa fugazmente por la historia, marcada por su físico excepcional – el pelo verde- y la rara belleza. Sera la primera novia del patriarca, quien llegará a raptarla del cementerio para unir en un mausoleo a sus dos amores.
Su hermana Clara es el eje escondido del relato: su imaginación clarividente rige la vida de cuantos la rodean. Mujer etérea, también ejemplo de matriarca tradicional en cuanto mujer de Esteban, se mueve sin complejos, espontánea, rompedora, guiada por su instinto y lo que cree justo. El amor a su marido, no le impedirá contradecirle y abroncarle o castigarle con un silencio de años. Tiene corazón para los humildes. Educa y repite consignas a las campesinas para mejorar su vida; además muestra una exquisita capacidad para entender y perdonar a quienes obras movidos por el amor, como su hija Blanca. Sus dotes telepáticas y telequinésicas- mover jarrones, elevar mesas- se intensifican con el tiempo y se canalizan a través de prácticas espiritistas, tarot y sesiones con las hermanas Mora. La atmósfera mágica que imprime a la casona desde la infancia se resquebraja con su muerte, no obstante su presencia permanece entre los seres queridos.
Blanca, aparentemente la más gris, destaca por su férrea voluntad, muy centrada en el profundo amor hacia Pedro Tercero, revolucionario y de una clase social inferior, que no se doblega ante la autoridad paterna. Madre soltera y cuenta- cuentos, será el sostén de la casa y vivirá una vida oscura pero digna, tironeada por distintas solicitudes hasta huir con su amante al exilio.
Alba, la más joven, sale de la casa y en la universidad se relaciona con grupos políticos. Su militancia y el apoyo a los perseguidos será la causa de su encarcelamiento y de su estancia en el campo de concentración. No obstante es una mujer vital, fuerte y valiente, dispuesta a luchar por la vida e incluso a paliar su odio.
Sin embargo hay que tener en cuenta que aunque la descendencia, la mirada optimista de la realidad y el hilo narrativo proceden de la línea femenina, la historia en gran medida está centrada en la figura de Esteban Trueba. En esta línea de equilibrio comprobamos que si bien la rama femenina viene marcada por la bondad, la generosidad, la solidaridad y el ánimo de justicia; semejante trato recibe la rama masculina de Pedro el Viejo, Pedro Segundo y Pedro Tercero. El diálogo entre ambos sexos es una clave fundamental.
El personaje de Esteban Trueba encarna el discurso del poder. Su palabra es sinónimo de abolengo, latifundio, cargo político, conservadurismo y machismo. Perteneciente por el lado materno a una familia ilustre pero arruinada, se hace a sí mismo a base de trabajo y convencimiento en sus posibilidades– minero, agricultor. Una vez convertido en el típico terrateniente se cree buen patrón y buen padre, no obstante viola a campesinas como Pancha Gracia, sin reconocer que su violencia le pierde.

La obra presenta elementos comunes con Cien años de soledad: la casa, la saga familiar, el estudio del tiempo y el espacio sin orden cronológico, el sincretismo de magia y religión, la intromisión de lo maravilloso e inexplicable en un contexto cotidiano, las precisas descripciones realistas para aludir a lo mágico, el mundo de los sueños y premoniciones, el hecho de que vivos y muertos se encuentren en el mismo nivel. Tío Marcos y Nicolás son tan trotamundos como algunos personajes de Cien años de soledad, la longevidad de la Nana copiada de Úrsula o Pilar Termera, Clara se prepara para morir como Úrsula, mientras la belleza de Rosa es comparada con la de Remedios La Bella, por no hablar de levitaciones. Los cuadernos de anotar vida, son el correlato de los famosos manuscritos en que Melquíades había cifrado la historia de los Buendía.
¡Espero que os sirva!

{
}
{
}

Deja tu comentario Algunas anotaciones para entender La casa de los espíritus.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre